El silencio no es mi idioma.

lunes, septiembre 11, 2006

Instrucciones para soltar un globo


Camine distraído por la calle, pensando en todos aquellos globos de colores que alguna vez tuvo pero que ya no están con usted, los que se volaron, los que se pincharon y los que no supo cuidar. En medio de la melancolía que le provoca el recuerdo, y ensayando respuestas a esas preguntas que no tienen respuestas, levante la cabeza y observe cuidadosamente el pequeño globo que asoma entre las mesas del café Tortoni. Acérquese sin vacilar, y tome entre sus manos ese delicado, triste y desinflado objeto. Con mucho cuidado acérquelo a sus labios y comience a soplar, intentando que el aire que exhalan sus pulmones ingrese por su boca. Repita este accionar hasta ver que el globo va recuperando su majestuosidad. Seguramente se sorprenda con la metamorfosis del mismo y se sienta muy feliz por haber logrado que el globo vuelva a vivir.

Haga un nudo con un piolín en su boca y deje un metro extra para poder llevarlo a pasear. Trátelo siempre con el mayor de los cuidados, recuerde que un globo puede ser casi tan frágil como el corazón de una mujer.

Lleve el globo a su casa, muéstreselo a sus amigos, y de esta forma logrará que todos crean que usted y el globo son una misma cosa. La vida será color de rosa y se sentirá acompañado y apoyado en todo momento. Es frecuente a esta altura, comenzar a hacer planes a mediano y largo plazo, como por ejemplo ir al parque o al circo, o quizás, pasar toda la vida con el.

Como usted y yo sabemos, el amor es imposible de medir, de calcular, incluso de definir, nadie sabe cuando llega ni porque, nadie sabe cuando se va ni adonde. Lo cierto es que siempre nos duele y siempre que se aleja nos deja un vacío inmenso en el estómago, en la cama, en la mesa, en los cajones de la ropa y sobre todo en el corazón.

Diríjase a la plaza más hermosa de la ciudad, posiblemente en el barrio de la Agronomía, lleve el globo con usted pero no le anticipe sus intenciones hasta que llegue el momento. Una vez allí, ábrale su corazón, cuéntele lo que le pasa, saque de adentro todo, incluso las lágrimas y los mocos. El tiempo dejará de correr, las agujas de todos los relojes quedarán inmóviles, los autos dejarán de circular, las oficinas estarán vacías, nadie hará la cola del banco, los niños no jugarán en los areneros ni en las hamacas, los noticieros no darán las noticias, no habrá países pobres ni ricos, no habrá explotadores ni explotados, de palo serán las campanas de las iglesias y el metrónomo sonido hipnótico de su interior sacudirá el aire hasta cubrirlo todo.

Solo aquel que alguna vez tuvo un globo, que se animó a cuidarlo y a vivir por y para el, sabe lo difícil que es dejarlo libre en alguna plaza.






"El amor es invisible y entra y sale por donde quiere, sin que nadie le pida cuenta de sus hechos." Miguel de Cervantes Saavedra




3 Comments:

Anonymous Emi said...

Nene, siempre paso por aca a leer tus cosas y nunca habia firmado. Simplemente la firma es para que sepas que siempre leo, que siempre estoy. Y de hecho no hay mucho que agregar en una firma porque lo que vos escribis, siempre lo dice todo...

1:18 p. m.

 
Blogger Nikko said...

Excelente el texto como siempre.
Te dejo una duda que me aqueja desde hace años: donde estan todas las bolitas que tuvimos cuando eramos chicos?

8:22 p. m.

 
Blogger Damián said...

Es excelente.

10:19 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home